Lunes, 31 Octubre 2022

Invalidez permanente para el desarrollo de una profesión

VolverLa Ley General de la Seguridad Social define invalidez permanente para el ejercicio de una profesión como “la situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.” En términos más coloquiales, la invalidez permanente es aquella situación reconocida al trabajador que, por razón de una lesión, enfermedad sufre unas secuelas de carácter permanentes e irreversibles.

A la hora de abordar esa materia es necesario tener conocimiento de los diferentes grados invalidez o incapacidad permanente que nuestra legislación ofrece. Así las cosas, el artículo 194 y la Disposición Transitoria 26 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) distinguen las siguientes situaciones:

Invalidez o incapacidad permanente parcial (IPP): se entiende como aquella que, sin anular la capacidad del trabajador para el desarrollo de su profesión, le produce una disminución no inferior al 33 por ciento en el desarrollo normal de su actividad, permitiéndole la ejecución de las tareas fundamentales de la misma.

Invalidez o incapacidad permanente total para la profesión habitual: aquella que imposibilita al trabajador para la práctica de las funciones propias de su profesión. No obstante, podrá dedicarse a cualquier otra actividad laboral distinta a aquella para la que se declaró la incapacidad.

Invalidez o incapacidad permanente total cualificada: cuando el trabajador es beneficiario de una invalidez permanente total y debido a su edad o patología no le es posible su incorporación al ámbito laboral.

Invalidez o incapacidad permanente absoluta: es aquella que se reconoce al trabajador cuando por razón de las limitaciones que le causan una lesión o enfermedad no puede desarrollar ningún tipo de actividad profesional.

Gran Invalidez: es aquella que se reconoce al trabajador cuando a consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales requiere de la asistencia de terceras personas para las actividades básicas de la vida, dependiendo, por tanto, de un tercero. Se prevé como un complemento de la invalidez o incapacidad permanente total.

Por último, el reconocimiento a un trabajador de la situación de invalidez permanente no solo determina la imposibilidad de desarrollar una activad laboral, sino que dicha situación lleva consigo el abono de una indemnización o pensión que se calcula, principalmente, atendiendo a la base reguladora del trabajador y al grado de incapacidad reconocido. En este sentido, se distinguen las siguientes indemnizaciones o pensiones:

Invalidez o incapacidad permanente parcial: el reconocimiento de esta modalidad de invalidez no se traduce en una en una pensión mensual al beneficiario, sino que el trabajador percibirá una indemnización igual a 24 mensualidades de la base reguladora.

Ejemplo: Si un trabajador tiene reconocida una IPP y una base reguladora de 1.500 €, recibirá una indemnización de 36.000 € (1.500 € x 24)

Invalidez o incapacidad permanente total: en este caso el trabajador sí que percibe una pensión que corresponde al 55% de la base reguladora del beneficiario hasta los 55 años, siendo posible a partir de esta edad incrementar la pensión en 20 puntos por los motivos anteriormente indicados.

Ejemplo: El trabajador que tuviera reconocida una pensión por invalidez permanente total y una base reguladora de 2.000 €, percibirá una cuantía mensual de 1.100 € (55% de 2.000 €),

Invalidez o incapacidad permanente cualificada: como se ha indicado en el apartado anterior, la incapacidad permanente total cualificada es aquella que supone un incremento de 20 puntos en la base reguladora del trabajador cuando por razón de su edad (+55 años) no le sea posible realizar una actividad distinta a aquella para la que le fue reconocida la IPT.

Ejemplo: Un trabajador de 55 o más años que tuviera reconocida una Invalidez permanente total y cobrando una pensión 1.100 € (55% de una base reguladora de 2.000 €), si le fuera imposible realizar otra actividad profesional podrá optar al 75% de la base reguladora, es decir, cobrará una pensión mensual de 1.500 €.

Invalidez o incapacidad permanente absoluta: en esta modalidad de invalidez el beneficiario percibirá una pensión del 100% de la base reguladora como consecuencia de la imposibilidad de desarrollar cualquier actividad profesional.

Ejemplo: El beneficiario que tuviera reconocida una invalidez permanente absoluta con una base reguladora de 1.500 €, percibirá el importe íntegro de la misma por razón de la incapacidad, es decir, la cuantía de 1.500 € mensuales.

Gran invalidez: esta modalidad supone un complemento a la pensión por invalidez permanente como consecuencia de la dependencia de un tercero del beneficiario para la realización de aquellas actividades básicas de la vida diaria que por motivo de sus lesiones o patologías no puede desempeñar por sí mismo. Este complemento se calcula incrementando un 45% a la base mínima de cotización del beneficiario al momento del reconocimiento de la invalidez permanente y un 30% a su última base de cotización.

Si a causa de una patología o lesión no puedes desarrollar tu profesión y consideras que puedes ser beneficiario de una pensión de incapacidad permanente, en el Departamento de derecho Laboral de BELZUZ ABOGADOS, S.L.P contamos con un equipo de abogados especializados en procedimientos de incapacidad permanente.

Departamento de Derecho Laboral | Madrid (España)

 

Belzuz Abogados SLP

La presente publicación contiene información de carácter general sin que constituya opinión profesional ni asesoría jurídica. © Belzuz Abogados, S.L.P., quedan reservados todos los derechos. Se prohíbe la explotación, reproducción, distribución, comunicación pública y transformación total o parcial, de esta obra, sin autorización escrita de Belzuz Abogados, S.L.P.

Madrid

Belzuz Abogados - Despacho de Madrid

Nuñez de Balboa 115 bis 1

  28006 Madrid

+34 91 562 50 76

+34 91 562 45 40

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lisboa

Belzuz Abogados - Despacho de Lisboa

Av. Duque d´Ávila, 141 – 1º Dtº

  1050-081 Lisboa

+351 21 324 05 30

+351 21 347 84 52

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Oporto

Belzuz Abogados - Despacho de Oporto

Rua Julio Dinis 204, Off 314

  4050-318 Oporto

+351 22 938 94 52

+351 22 938 94 54

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Negligencias médicas Portugal

+351 968559667

PRIMERA CONSULTA GRATUITA


Asociaciones